Fuera de Serie: Un hombre pierde su billetera en la Antártida y la recupera 53 años después

0
102
Billetera y documentos personales de Paul Grisham. 3 de febrero de 2021. Nelvin C. Cepeda / The San Diego Union-Tribune / AP

Por La Redacción del El Buscador Informativo

Algunas personas tienen la suerte de reencontrarse con sus objetos perdidos en cuestión de días o semanas, pero un hombre de San Diego (California, EE.UU.) tuvo que esperar más de medio siglo para recuperar la billetera que había perdido cuando trabajaba como meteorólogo en la Antártida, informa The San Diego Union-Tribune.

Los hechos se remontan a 1967 cuando Paul Grisham, ahora de 91 años, fue asignado a una misión como pronosticador meteorológico de la Armada de los EE.UU. en la isla Ross, en la Antártida. Grisham recuerda que lo habían enviado allí «a regañadientes» porque tuvo que dejar atrás a su esposa y dos hijos pequeños.

En algún momento durante su estancia en el continente helado el hombre extravió su billetera, pero lo olvidó con el paso del tiempo. Para sorpresa de Grisham, el sábado pasado recibió en su casa el objeto, que ni siquiera recordaba haber perdido. «Simplemente estaba impactado», aseguró.

La billetera de cuero marrón fue encontrada en 2014 detrás de un casillero durante la demolición de un edificio en la estación McMurdo, de la Antártida. Pero encontrar a su dueño no fue tarea fácil y requirió de una larga cadena de buenos samaritanos que hicieron la labor de detectives.

Stephen Decato, quien trabajaba para una agencia de investigaciones en la Antártida, recibió la tarea de devolver la billetera luego de que su exjefe se enterara que anteriormente había conseguido devolver a su propietario un brazalete de identificación de la Marina, recoge AP.

Después de intercambiar múltiples cartas, enviar correos electrónicos y mensajes de Facebook, Grisham fue finalmente localizado mediante la Asociación del Servicio Meteorológico Naval, un grupo al que pertenece.

La billetera se encontraba en óptimas condiciones con su documento de identificación de la Marina, su licencia de conducir y un instructivo de qué hacer en caso de ataques atómicos, biológicos o químicos, entre otros documentos que le recuerdan cómo eran los días en aquel lugar lejano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here